lunes, 13 de febrero de 2012

Vías de administración cocaína

En España la cocaína se consume preferentemente esnifada por vía nasal; puede haber un 5-10% de consumidores por vía inhalatoria pulmonar, aunque esta cifra se ha ido incrementando progresivamente en estos últimos años. Por el contrario, el consumo de cocaína por vía intravenosa, sola o asociada a la heroína –speed-ball-, es excepcional. Otra opción es que el paciente realice un transporte intracorporal de cocaína (ingesta de bolsas de cocaína con ánimo de tráfico ilícito –body-packer-) o haya deglutido alguna papelina de esta droga por miedo a ser descubierto en su papel de traficante (body-stuffer); en estos casos, y aunque la biodisponilidad de la droga por vía digestiva sea menor, la cantidad de cocaína absorbida puede ser tan alta que origina intoxicaciones muy graves, potencialmente mortales. Cuando se consume con ánimo recreativo, los efectos se inician al cabo de un minuto, el pico plasmático se alcanza entre 3 y 30 minutos más tarde y la acción dura entre 1-2 horas. La cocaína atraviesa con facilidad la barrera hematoencefálica, generando de inmediato manifestaciones en el SNC, que es uno de sus principales órganos diana. La cocaína empieza a metabolizarse en el propio plasma a través de la enzima pseudocolinesterasa a ecgonina-metil-ester (40%), poco activa, pero la mayor parte de la cocaína es metabolizada en el hígado dando lugar a la norcocaína (5%) y a la benzoilecgonina (50%), metabolitos activos que se excretan por la orina. En caso de ingesta simultánea de cocaína y bebidas alcohólicas, se forma un metabolito (cocaetilena) que es particularmente tóxico para el aparato cardiovascular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario