lunes, 13 de febrero de 2012

Tratamiento sobredosis heroína

La sobredosis por opiáceos es una emergencia vital y debe aplicarse el esquema general del tratamiento de las intoxicaciones, aunque en este caso se dispone de un antídoto muy eficaz que debe administrase ante la mínima sospecha de intoxicación por opiáceos.
1) Medidas generales de soporte en función de los síntomas del paciente incluyendo, si precisa, reanimación cardiopulmonar, liberación de la vía aérea, ventilación asistida, oxigenoterapia, restablecimiento de una perfusión tisular adecuada, etc. Debe monitorizarse al paciente (ECG, pulsioximetría, frecuencia cardíaca y respiratoria, presión arterial, temperatura) y extraer sangre para hematimetría, coagulación, perfil básico de bioquímica, CK, equilibrio ácido-base y determinación de tóxicos.
2) Medidas específicas:
A) Reducción de la absorción del tóxico. Habitualmente no tiene sentido por haberse utilizado la vía nasal, pulmonar o intravenosa.
B) Administración de antídoto. La naloxona es un antagonista competitivo y debe administrarse ante todo paciente con sospecha de intoxicación. La respuesta es habitualmente espectacular, revirtiendo la depresión respiratoria y recuperando la conciencia.
C) Las medidas para eliminar el tóxico tras su absorción tampoco son efectivas, excepto en los body-packers en que se administra polietilenglicol para aumentar el peristaltismo y favorecer la evacuación de las bolsas. En algunos casos (intoxicación aguda por rotura de una bolsa) se requiere cirugía urgente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario