viernes, 17 de febrero de 2012

Objetivo consumo de ketamina

La ketamina es apreciada por los consumidores por combinar efectos hipnóticos, analgésicos y amnésicos, sin pérdida de conciencia ni depresión respiratoria. En estudios con voluntarios sanos, la ketamina induce síntomas positivos y negativos similares a los de la esquizofrenia, con alteraciones de la percepción, reducción del rendimiento cognitivo, estados disociativos, dificultad para recordar palabras y disminución de la memoria inmediata. El efecto suele comenzar con ansiedad, taquicardia, temblores, acúfenos y parestesias. Posteriormente, pérdida del control corporal, disnea, disartria, discinesias, ataxia, parálisis, diplopia, alteraciones auditivas, desorientación y náuseas. A mayor dosis, entumecimiento corporal, alteración de la percepción temporal, sentimientos de que el propio individuo o el entorno son irreales, percepción de salir del propio cuerpo (out of body experience) y de estar muy cerca de la muerte (near death experience). Existen diferentes perfiles de consumidores. Hay quienes la utilizan para disminuir los efectos secundarios negativos del éxtasis o las anfetaminas (tensión mandibular), mientras que otros consumidores buscan sus efectos alucinógenos y de despersonalización. Como ocurre con otras sustancias alucinógenas, los efectos varían mucho dependiendo no sólo de la dosis o la vía de administración, sino también del entorno físico de consumo y la predisposición personal (personalidad del consumidor, situación emocional, motivaciones, expectativas del consumo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario