viernes, 17 de febrero de 2012

Fisiopatología consumo de éxtasis

Los estereoisómeros del MDMA le confieren diferentes efectos: el isómero S(+) tiene mas efectos anfetamínicos y el R(-) es más parecido al LSD por su acción alucinógena. Esto explica también que puedan presentarse dos individuos intoxicados por éxtasis con manifestaciones clínicas diferentes; por ejemplo, la suma de ketamina y un isómero R(-) pueda dar lugar a una psicosis aguda con alucinaciones, mientras que el isómero S(+) asociado a cocaína puede manifestarse en forma de una descarga adrenérgica con ansiedad, dolor precordial, hipertensión y taquicardia. Como derivado anfetamínico que es, el MDMA ejerce su principal efecto en el sistema nervioso central, ocasionando una liberación de catecolaminas de las vesículas presinápticas, siendo particularmente selectiva para la 5-hidroxitriptamina (serotonina), causando una liberación masiva de ésta, aunque también inhibe su recaptación. Otro efecto que se ha relacionado con la ingesta de éxtasis es el aumento de la concentración plasmática de vasopresina (hormona antidiurética), pero este hecho también se ha atribuido al consumo simultáneo de tabaco y a los estímulos luminosos intensos y persistentes que hay en lugares de ocio donde se consume éxtasis. El mecanismo de las complicaciones mas graves del consumo de MDMA, puede ser simplificado a 3 niveles principales: la euforia, el efecto directo sobre la serotonina y las catecolaminas y el aumento de la vasopresina (Fig. 2). Como se puede observar, el punto central en las complicaciones de la intoxicación por MDMA es la hipertermia, resultado del efecto directo del MDMA sobre el centro termorregulador en el SNC, del aumento en la actividad muscular y del contexto del uso del éxtasis en salas de baile saturadas de gente y con escasa ventilación. Intoxicación aguda: Son los efectos agudos de la toma de éxtasis. Los pacientes acuden a Urgencias a los pocos minutos de la ingesta, suelen admitir que han consumido éxtasis y el cuadro clínico es el resultado del efecto a dosis estándar de la droga sobre las neuronas serotoninérgicas. Se caracteriza por vómitos, hiperactividad (piernas inquietas), bruxismo, palpitaciones, dolor precordial, taquiarritmias, ansiedad, fuga de ideas, agitación, ataques de pánico, delirio y psicosis aguda. En esta etapa se podría presentar un síndrome coronario agudo y una emergencia hipertensiva. Rara vez los pacientes que presentan esta sintomatología aguda, evolucionan hacia las complicaciones que se describen posteriormente. Complicaciones de la intoxicación por MDMA: Este grupo de pacientes acuden a Urgencias varias horas después del consumo de éxtasis, habitualmente a altas horas de la noche o muy temprano por la mañana, y con frecuencia existe el antecedente de haber participado en una rave-party. Suelen llevar consigo alguna dosis de éxtasis en los bolsillos. En estos pacientes, las manifestaciones clínicas se debe no sólo a los efectos del éxtasis, sino también a la sobre hidratación, la hipercinesia, el calor ambiental y otros factores citados previamente. La sintomatología puede ser la siguiente: hipertermia, cefalea, ataxia, afasia, convulsiones y coma en los casos graves. Efectos residuales: Se deben al prolongado tiempo de eliminación del MDMA, así como a la depleción de los sistemas serotoninérgico y dopaminérgico. Las manifestaciones clínicas se pueden presentar hasta 48 horas después del consumo y consisten en insomnio, depresión, fatiga y dificultad para concentrarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario