viernes, 17 de febrero de 2012

Consumo de ketamina

La ketamina es un anestésico general dotado de una potente acción analgésica, comercializado en España y en muchos otros países. Fue sintetizada en 1962 y se introdujo en la práctica clínica en los años sesenta como un anestésico disociativo. Aunque se sigue utilizando como anestésico en veterinaria y en clínica humana, lo que permite que se pueda conseguir ilegalmente con relativa facilidad, su uso médico es cada vez menor por su acción simpática y frecuentes reacciones psicomiméticas. La ketamina tiene también importantes propiedades alucinógenas, psicodélicas y estimulantes, que en estos últimos 20 años han hecho aumentar su consumo con fines recreativos, vinculado al crecimiento de la cultura dance. La ketamina recibe muchos nombres en argot como K, Ket, Keta, Ketalandia, Jet, Keller, Special K, Kit-Kat, Vitamina K, Super K, Super ácido, CK o Calvin Klein (combinación de ketamina y cocaína) o Mary-K (mezclada en porros con marihuana). Los consumidores denominan “Estado K” al cambio psíquico que provoca la ketamina y dicen que han visitado K-land, la Zona-K o el Agujero K (K-hole). Su estructura química es parecida a la de la fenciclidina, un anestésico retirado del mercado debido a los efectos secundarios de tipo psicológico que producía en los pacientes, y que también se ha utilizado como droga recreacional en los ambientes underground, donde era conocida como Peace Pill -píldora de la paz-, polvo de ángel o superpasto. En el mercado ilícito la ketamina puede presentarse de muchas formas: líquido incoloro, polvo o cristales blancos, comprimidos o cápsulas. Puede encontrarse alterada con efedrina, cafeína, manitol u otras sustancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario