viernes, 17 de febrero de 2012

Clínica sobredosis ketamina

La ketamina es un potente anestésico que puede ser extremadamente peligroso, sobre todo si se combina con otras drogas depresoras y/o se consume en contextos inadecuados e inseguros. Puede provocar amnesia, pérdida del control corporal durante horas, e incluso coma. A las complicaciones directamente derivadas de sus efectos se añade el riesgo de padecer diversos accidentes debidos a la incapacidad física que provoca, que se traduce en pérdida del equilibrio, caídas e incapacidad de reaccionar ante cualquier imprevisto. La sobredosis de ketamina puede provocar una sintomatología variable: Los síntomas tienden a menguar espontáneamente y en relativamente poco tiempo. No hay alteraciones biológicas específicas.
- Síntomas cardiovasculares: Palpitaciones, taquicardia, hipertensión arterial, dolor torácico, parada cardiaca.
- Síntomas neurológicos: Cefalea, mareos, vértigos, ataxia, disartria, temblores, distonías, convulsiones, polineuropatía, amnesia, aumento de la presión intracraneal, coma.
- Síntomas respiratorios: Bradipnea, neumonía aspirativa, parada respiratoria.
- Síntomas oftalmológicos: Diplopia, nistagmo, midriasis, aumento de presión intraocular.
- Síntomas psiquiátricos:  Ansiedad, agitación, delirio, alucinaciones, ataques de pánico.
- Síntomas digestivos:  Náuseas, vómitos
Aunque en España no se han descrito muertes por sobredosis pura de ketamina (en ausencia de otras drogas como el alcohol o de reacciones idiosincrásicas no relacionadas con la dosis), sí que han ocurrido, aunque muy raramente, en otros países, y la causa principal es la insuficiencia respiratoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario