lunes, 13 de febrero de 2012

Aspectos legales conducción bajo con alcohol

A dosis incluso bajas, el alcohol tiene unos efectos negativos sobre la coordinación, reflejos capacidad de autocrítica, que puede perturbar la conducción de vehículos, de modo que se han legislado unos límites de alcoholemia en el Reglamento General de Circulación. Así, desde el año 2003, se ha rebajado la tasa máxima de alcohol en sangre permitida para conducir de 0,8 a 0,5 g/L o de alcohol en aire espirado a 0,25 mg/L, para la población general de conductores, y a 0,3 g/L en sangre (o 0,15 mg/L en aire espirado) para los de vehículos destinados al transporte de mercancías superiores a 3.500 kg., viajeros de más de 9 plazas, servicio público, escolar o de menores, mercancías peligrosas, servicios de urgencia y transportes especiales. Igualmente se establece la tasa máxima de 0,3 g/L (o 0,15 mg/L en aire espirado) para los conductores de cualquier tipo de vehículo durante los dos años siguientes a la obtención del permiso o licencia que les habilita para conducir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario